Seguramente te has preguntado ¿por qué le dicen orgánicos a algunos productos? ¿Qué los hace diferentes de los demás? Aquí te lo explicaremos.

 

Para que a un producto se le pueda reconocer como orgánico, deberá cumplir ciertos requisitos que se toman en cuenta desde el proceso, no importa si son frutas, verduras o alimentos de origen animal.

 

La agricultura orgánica por ejemplo, cuida cada detalle desde los nutrientes que le proporcionan a la tierra para hacer crecer sus cultivos, hasta elegir cuidadosamente que frutas y que vegetales estarán plantadas al mismo tiempo.

 

Dato curioso: Los agricultores planean qué fruta se va a plantar cerca de otra, para que unas atraigan insectos que combaten las plagas que atacan a otra, de esta manera no tienen que recurrir a insecticidas.

 

Para los alimentos de origen animal, uno de los requisitos es que los animalitos estén libres, tengan oportunidad de caminar, correr y ver el sol, tal como si estuvieran en su ambiente natural.

Su alimentación es muy especial, sólo comen pasto, cereal o semillas orgánicas.

 

Dato curioso: Cuando los animales se enferman, los agricultores evitan usar antibióticos, ellos recurren a la medicina alternativa como la homeopatía.

 

Como puedes ver, la diferencia entre un alimento orgánico de uno que no lo es, es el proceso que hay detrás, esto no quiere decir que los demás sean malos, ambos tienen sus beneficios para cada estilo de vida.